Lo que jugó España

Muy seguramente se deberá a que no tengo el ojo clínico necesario y no soy capaz de ver todas esas variantes que ha introducido Lopetegui, pero qué queréis que os diga: no sé qué más tendría que haber hecho para ser todavía más continuista con la línea Del Bosque. Sacando de la ecuación la pasividad casi obscena de la última época de éste (cuando se hacía evidente que le habían pedido como un favor personal que siguiera, favor que él derivó a ciertos jugadores que también querían irse y no lo hicieron) todo ha seguido igual. 
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
¿Consideramos una prueba seria algo que ocurrió hace uno o dos años contra selecciones del perfil de Macedonia? Porque si no es así, yo lo que veo es que llega la hora de la verdad y hacemos lo mismo que nos ha hecho estrellarnos las últimas competiciones: hacer un volquete de mediapuntas y repartirlos por el campo según su jerarquía; si eres Iniesta juegas en tu puesto predilecto y si eres Thiago juegas de 5. A no ser que la prueba sea meter a Rodrigo de delantero centro, un jugador que ha demostrado sobradamente que no brilla en esa posición en la élite. 

Se suele repetir mucho lo de los tres centrales cuando es algo un tanto estrambótico en el contexto español y, como digo, ocurrió hace años contra selecciones de muy bajo nivel. Sin embargo, teclas mucho más sencillas de tocar y que demostrarían que hay variantes al volquete de mediapuntas en la cabeza de Lopetegui no se han pulsado jamás: 

El doble pivote. En su etapa ha tenido la posibilidad de probar a Busquets+Herrera, Busquets+Saúl, Busquets+Illarra y ahora Busquets+Parejo. Encima, con Busquets haciendo una de sus mejores temporadas en el Barça con Rakitic prácticamente paralelo a él. Nada. 

La doble punta. Hay delanteros en España que pueden brillar como segundos puntas y que pueden asociarse, que pueden integrarse en el juego de asociación típico de la selección, pero sin dejar de ser delanteros. Jugadores que en el área van a buscar el gol y que si les cae el balón en una transición se van a ir a portería y no van a estar tan tentados de arruinar el contrataque haciendo un pase de control. Estoy pensando muy especialmente en Aspas, al que ahora se ha sumado Rodrigo. Ambos podrían acompañar a Costa o Morata y, mientras se sigue primando el dominio del balón, darle más gol y verticalidad a la selección. Nada. 
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Introducir jugadores más verticales. Se podría mantener el 4-3-3, ser continuísta, pero introducir jugadores con más gol, más verticales. Es lo que se comentaba ayer en esta página con Marcos Alonso. No tiene tanto pie, pero es un jugador con capacidad de hacer gol. Más fácil incluso sería meter a Asensio o Saúl. Nada. Seguimos con el volquete de mediapuntas, en el que ni uno es un jugador con capacidad goleadora. Porque a mí los goles de Silva en la fase de clasificación en un grupo en el que la única mundialista era España, qué queréis que os diga, me dicen muy poco. 

En fin, que no veo pruebas de que el plan haya cambiado mucho, y al contrario, veo que España tiene muchos problemas para hacer gol y los jugadores lo saben. Ayer nos salva que metemos un gol tempranero y casi de otra época (¿cuándo se ven balones filtrados en estático a espaldas de la defensa? Recordó a la conexión Guardiola-Raúl), lo que nos permite tocar con mucha tranquilidad y hacer nuestro juego. Si no llega a ocurrir eso y Alemania nos cuela alguna de las que tuvo en la primera parte jugando peor el equipo se viene abajo anímicamente, porque no hay herramientas para hacer daño y remontar y los jugadores lo saben.